Conor McGregor asegura que cambiará el panorama de las MMA

LAS VEGAS - Lo de Conor "The Notorious" McGregor en esta ciudad la noche del sábado ante Floyd Mayweather fue misión cumplida, porque aún perdiendo salió ganando y mucho, pues no sólo se trataba de tener una actuación lo más decente posible ante un fenómeno del boxeo como el 'Money', sino de cambiar el resto de la historia en la UFC, y así lo hizo saber.

"¿Lo que me gustó del boxeo?, sus cheques", dijo McGregor con risas y de buen humor. "Son buenos los cheques pero las cosas van a cambiar cuando vuelva a las artes marciales mixtas", señaló el irlandés, que perdió por nocaut técnico en 10 episodios en la T-Mobile Arena ante 14 mil 640 aficionados.

Sin precisar cuándo regresará al octágono, amenazó con seguir mejorando. "Fue una buena pelea, me divertí, yo nunca pierdo, competimos, mejoramos, aprendimos y volveremos por más. Me siento joven y fresco, estoy listo para lo que venga", apuntó.

McGregor reconoció las virtudes boxísticas de Mayweather pero sobre todo la diferencia que existe entre los deportes. "No sé cómo explicarlo pero vaya que es muy diferente", destacó al aceptar que el cansancio lo derrotó en la pelea tras la presión que le metió Floyd hacia la segunda parte del espectáculo.

Sin embargo, cree que la pelea debía ir más pareja en las tarjetas de los jueces que dos le dieron un round y otro le otorgó tres, como la mayoría en la arena. "Creo que íbamos cinco rounds a cuatro, los primeros tres me los llevé y el cuarto podemos discutirlo, pero pienso que iba más pareja, me sorprendí con esas tarjetas", apuntó.

Finalmente, dijo McGregor que lo hizo mejor de lo que muchos 'envidiosos' esperaban. "Siempre hubo falta de respeto y burlas hacia mis habilidades, siento que fue una cuestión de envidia", apuntó, para luego reconocer la estrategia de Floyd: "Nunca me esperé esos tres cambios de estrategia en la pelea, es un peleador muy completo".

McGregor sigue siendo una de las grandes estrellas en el mundo de las artes marciales mixtas y lo del sábado le permitió colocarse como uno de los deportistas de mayor popularidad en el mundo, lo cual le permitirá regresar a la UFC y poder exigir esos millones de dólares que para muchos siguen negados en el artemarcialismo profesional.