La Novena de ESPN: Puig no tiene quién le escriba

play
El gesto obsceno de Yasiel Puig (0:17)

El jardinero cubano de los Dodgers hizo esta seña obscena a un fanático en Cleveland (0:17)

1. YASIEL PUIG NO TIENE QUIÉN LE ESCRIBA, solo así se entiende el monumento a la grosería que construyó con sus manos en el Progressive Field de Cleveland ante los Indios el pasado martes. El extrovertido jardinero cubano, salido de Palmira (un pueblito rural perteneciente a la ciudad de Cienfuegos), desde que llegó a las mayores se convirtió en un imán para los medios... y le gustó. Pero su inestablidad deportiva y caracter volátil han provocado que los reflectores se enfoquen en otra dirección. Ya no es figura. Y desgraciadamente hay personas que necesitan alimentar el ego desmedidamente y recurren a culaquier estratagema para lograrlo. Como diría una artista, de la cual no recuerdo su nombre, "que hablen, bien o mal, lo importante es que hablen". Y podría suponer que ese era el interés de Puig (quisiera equivocarme y que haya sido impulso y no premeditación) al reaccionar de la manera en que lo hizo simplemente porque el público lo abucheó. Acá, allá y acullá... eso es una grosería y debe ser sancionada severamente. A mi entender, la multa (se desconoce el monto) y un juego de suspensión me parecieron castigos risibles.

2. HEMOS ABORDADO BASTANTE el tema de las reglas no escritas, pero como los tópicos polémicos y atractivos siempre tienen un espacio en esta bitácora, "perseguí" al expelotero mexicano de las Grandes Ligas Ismael Valdez en busca de su opinión sobre el incidente entre Yasiel Puig y el lanzador Koda Glover. Aquí no fue el bateador el irrespetuoso, fue al revés. El 'Rocket', sobrenombre del exlanzador que ganó más de 100 juegos en las mayores y que hoy es analista de Béisbol Esta Noche, comentó sobre ese altercado, en que el pitcher irrespetó al bateador festejando en exceso un ponche, que Glover actuó mal por enfrentar (le dijo algo) a Puig después de poncharlo. Aunque aclaró que no tiene todos los elementos en la mano porque no sabe si en algún juego anterior el cubano le faltó al respeto de algún modo. De forma general, el 'Rocket' cree que el Bat Flip o el festejo desmedido del lanzador son faltas que no deberían suceder en el terreno de juego. "El juego se respeta". Y expuso un punto que me pareció muy interesante, cuando dijo que, por regla, "al mirar a los ojos sabes cuando el bateador o el lanzador se está burlando de ti".

3. PARA NO PERDER EL HILO aprovecho unas declaraciones exclusivas del pelotero venezolano Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, sobre los festejos en el béisbol. Utilizo solo un fragmento de una entrevista que se publicará íntegra el lunes en nuestro sitio como parte del proyecto Béisbol Experience. "Una cosa es celebrar y otra es faltarle el respeto al contrincante. Pienso que hay muchas maneras de celebrar y transmitir tus emociones sin faltarle el respeto al equipo contrario o al béisbol, a una cultura que no está acostumbrada a eso. Ahora se ven muchas cosas que no se veían antes debido a las redes sociales. Antes se celebraba igualito. Antes uno celebraba de una manera y de inmediato recibía el mensaje de un jugador más veterano que decía que no hiciera mucho eso y que uno tenía que ganarse eso, ganarse el respeto para celebrar sin ofender a nadie. Pero ahora es otro béisbol, la gente tiene que entender que estamos viviendo otra era. Hay muchos peloteros jóvenes que quieren sobresalir y que celebran, y esas cosas. No critico eso, pero les pido que celebren lo que tengan que celebrar, pero con el debido respeto".

4. A LA PELOTA LE HACE FALTA acortar los tiempos de duración. Es mandatorio en la era de los millenial, las redes sociales y el intelecto de 140 caracteres. ¿Reloj de tiempo para lanzadores? OK. ¿La base intencional cantada? OK. ¿Restricción de reuniones de lanzadores, receptores y jugadores de cuadro? OK. ¿No salirse del cajón de bateo? OK. Pero ¡una zona automatizada de strike! Me parece demasiado. Según Buster Olney "los jugadores (...) han mencionado en privado que su esperanza es que la unión (de jugadores) empuje por la creación de una zona automatizada de strikes, en la que las bolas y los strikes se canten electrónicamente. Eso eliminaría el debate constante sobre las decisiones de la zona de strike, de acuerdo con los jugadores". Un jugador le dijo: "Eso aceleraría tanto el juego como el reloj de pitcheo. Piensen en lo que sucede ahora: Tienes un pitcheo pegado, y el bateador se sale para preguntarle al árbitro del plato. O el receptor se vira para preguntarle al árbitro. O el lanzador dice algo, y se tarda más tiempo porque está frustrado con una decisión. Las bancas le gritan al árbitro, y el árbitro se vira para gritarles". Confieso que no me gusta. ¿Replay de jugadas y zona electrónica? Entonces para qué sirven los árbitros. Si ya de por sí el juego es aburrido (y lo digo con franqueza a pesar de ser un apasionado), y carga con el lastre de unas reglas no escritas que lo hacen incoloro, entonces ¿vamos a deshacernos de las pocas "reacciones humanas" no punibles por el 'San Código' que quedan en el juego?

5. EL JONRON DE LA SEMANA Aaron Judge se está convirtiendo a palo limpio en la cara de la franquicia de los Yankees de Nueva York. La última de sus hazañas -creánme que ha hecho varias- fue conectar un cuadrangular a 495, el batazo más largo desde que ESPN comenzó a medir cuadrangulares en 2009. De "dónde" sacará semejante fuerza el muchachito de 6'7" y 282 libras.

6. SE VA VENEZUELA, LLEGA MÉXICOpara organizar la Serie del Caribe de febrero de 2018. Pese al voto negativo de Liga Venezolana de Beisbol Profesional de Beisbol de Venezuela (LVBP), la decisión es irrevocable y lógica debido a la grave situación política, económica y de seguridad por la que atraviesa aquella nación. Finalmente la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) determinó que Jalisco acogerá la 60 edición de la serie. También, tras una jornada de discusiones en San Juan, Puerto Rico, la CBPC decidió aprobar un nuevo ciclo para las sedes de Serie del Caribe y mover la serie en Barquisimeto, en el estado venezolano de Lara, para febrero de 2019.

7. SI EN TEXAS SE HICIERON SOUVENIRS con la imagen del puñetazo en la cara de Rougned Odor a José Bautista, podría suponerse que estaba cantado que a alguien de aquella geografía se le ocurriría hacer un mural de una de las peleas más icónicas de la historia reciente de las Grandes Ligas y que también involucró a un pelotero de los Rangers de Texas. El boxeador, perdón, pelotero era nada más y nada menos que el ilustre Nolan Ryan, quien se enfrascó, el 4 de agosto de 1993, a puñetazos con el 20 años más joven Robin Ventura. El artista Izk Davies pintó el mural con una imagen de la mencionada trifulca. Lo hizo en el exterior del bar Wits End, en Dallas. La obra mide un total de 10 x 10 pies. Valoren ustedes mismos. Y les recuerdo... nunca peleen con un Ranger, y menos si es de Texas. Terminarán magullados y, como valor agregado, "ridiculizados" en algún mural o souvenir.

8. AUNQUE ESTAMOS EN HORAS DE PADRES, las madres -con toda justeza- casi siempre ocupan el primer pensamiento de los peloteros latinoamericanos que juegan en las mayores. A esa conclusión llegamos gracias a las 50 entrevistas realizadas como parte del proyecto Beisbol Experience. Y es que en la mayoría de las respuestas, los jugadores coincidieron en que después de recibir el primer cheque lo primero que hacen es comprarle una casa a la madre. Quizás la más gráfica y jocosa de las respuestas de los peloteros sobre este tema la dio Carlos Santana, de los Indios de Cleveland: "la mamá se comió los huesos, ahora se tiene que comer la masa".

9. LA JUGADA DE LA SEMANA no llega, como la lógica pudiera indicar, desde la Gran Carpa, donde se reúne lo que más vale y brilla. Esta vez el escenario es menos rimbombante y glamuroso. El protagonista fue un imberbe de las pequeñas ligas que firmó una de esas jugadas en las que lo único coherente que uno atina a decir es ¡WOW!