¿Cuándo volverán a ganar, por fin, los Cleveland Browns?

Lo último que necesitan los Cleveland Browns en el 2018 es un inicio malo.

Darle seguimiento a una temporada de 0-16 con un arranque de 0-2 o 0-3 sería una calamidad para un equipo que intenta reconstruir su imagen.

La situación ideal para los Browns sería abrir la apertura de la campaña, pero eso no es algo que ha sucedido a menudo a lo largo de los años. Desde 1999, los Browns han perdido en 18 de 19 primeros partidos de la temporada, 14 de ellos en casa.

Ha habido momentos para olvidar.

En 1999, los Browns regresaron en horario estelar tras haber desaparecido por tres años. Contaron con el comediante Drew Carey en el campo, gozaron de un sobrevuelo militar, y tenían estadio lleno. Cayeron ante los Pittsburgh Steelers por 43-0.

La apertura de la temporada del 2002 gozó del infame lanzamiento de casco de Dwayne Rudd, pero eso es apenas el comienzo de las miserias de arranque de campaña.

Perdieron cuando su pateador de despeje fue pateado en la careta en una devolución, cuando su quarterback quedó atrapado bajo la bandera gigante previa al juego, y cuando no pudieron salir de la reunión defensiva previa a la jugada con suficiente rapidez para prevenir un pase de touchdown.

Frente a los Steelers en el 2007, los Browns emplearon a un pateador de despeje que habían firmado dos días antes; dejó caer el ovoide en su primer intento, el cual voló 15 yardas; los Browns fueron castigados con cuatro pañuelos en la jugada. En la apertura de la temporada del 2017 frente a Pittsburgh, los Browns sufrieron una patada de despeje bloqueada en su primera posesión, y los Steelers recuperaron en las diagonales para touchdown.

¿Suceden este tipo de cosas a otros equipos?

Todo eso está en el pasado, por supuesto, pero sirve para algunos "qué pasaría" intrigantes de cara al 2018. El mejor escenario para la apertura de campaña de los Browns sería enfrentar a un rival accesible y... pues... ganar. Sí, suena descabellado; los Browns solo han ganado una vez en sus últimas 32 salidas y una vez en 19 juegos de apertura de campaña desde 1999. Pero 16 ganan en cada jornada inaugural; los Browns eventualmente tendrán que convertirse en uno de ellos. Es importante notar, sin embargo, que incluso con los problemas del pasado, el equipo mirará cualquier enfrentamiento futuro como un partido ganable, como debe ser.

¿Qué equipo enfrentarán los Browns en su debut de campaña?

La historia desde 1999 muestra:

Los Browns han abierto ante Pittsburgh tres veces, dos desde el 2014.

Han abierto ante los Cincinnati Bengals dos veces y Baltimore Ravens una vez. Su única victoria de apertura de temporada fue sobre los Ravens en el 2004.

Otros juegos de debut de temporada fueron ante cinco equipos de la AFC y siete en la NFC, incluyendo dos veces a los Philadelphia Eagles.

No hay gran patrón allí. Desechen la campaña de 1999 cuando el entonces propietario Al Lerner pidió abrir frente a Pittsburgh -un clásico escenario de "cuidado con lo que deseas"-- y los Browns han abierto ante seis equipos que han tenido marca ganadora en el año previo. Dos estuvieron en 8-8, y el resto tuvieron récords perdedores.

En las ocho campañas pasadas, los Browns abrieron solamente una vez contra un equipo con marca ganadora en el año previo, la temporada pasada frente a Pittsburgh.

Del 2010 al 2016, iniciaron ante equipos que promediaron seis triunfos en la campaña previa.

Eso cae en el patrón genérico que ha adoptado la liga. Como la NFL desea que todos los equipos se mantengan competitivos desde el inicio, la creencia es que habrá clubes similares enfrentándose en el arranque: equipos buenos contra equipos buenos, y equipos que sufrieron ante equipos que sufrieron.

Pittsburgh en el 2017 fue una aberración, pero en las otras siete campañas los Browns no enfrentaron a un equipo por arriba de .500.

¿A dónde apunta todo eso para el 2018?

El calendario del 2018 para los Browns incluye partidos en casa y de visita frente a Pittsburgh, Baltimore y Cincinnati. El cronograma en casa también incluye a los Atlanta Falcons, Carolina Panthers, Kansas City Chiefs, Los Angeles Chargers y New York Jets. Los otros oponentes de gira son los Tampa Bay Buccaneers, New Orleans Saints, Oakland Raiders, Denver Broncos y Houston Texans.

De acuerdo a la teoría del "equipo similar", varios equipos pueden ser descartados: Pittsburgh (13 triunfos), Baltimore (que apenas quedó fuera de playoffs), Atlanta (10), Carolina (11), Kansas City (10) y New Orleans (11).

Los Chargers y Raiders lucen como improbables porque la liga tiene un partido de lunes por la noche en la costa oeste que presenta a dos equipos de la costa oeste. También es difícil ver a la liga pidiendo a los Browns viajando a Denver o Houston para abrir su temporada (quneu podría suceder).

Eso deja a Cincinnati, los Jets y Tampa Bay.

Tampa Bay es posible dado que los Browns abrieron allí en el 2010. Sí, es un viaje largo, pero los Bucs trabajan en la construcción de un equipo ganador.

Cincinnati también es posible; los Browns abrieron contra los Bengals en casa en el 2005 y 2011. Pedir a los Bengals visitar Cleveland tendría sentido. Los Browns no lo han hecho bien frente a los Bengals recientemente, perdiendo siete al hilo y ocho de los últimos nueve.

Considerando todos los factores, los Jets son la mejor opción. Son un equipo con problemas que intenta construir al tiempo que responde interrogantes de quarterback, y estos dos equipos se enfrentaron en el debut de temporada del 2015. Los Browns no saldrán como favoritos bajo ningún escenario, pero los Jets parecen ser un equipo que en Cleveland daría a los Browns la posibilidad de competir por el triunfo, no que eso sea un factor determinante para la NFL.

Si lo sumamos todo, la mejor oportunidad para asegurar que los Browns no terminen una campaña sin triunfos por segunda temporada al hilo sería en casa ante los Jets.